Málaga B 2 - Glorioso 1: Pesadilla en Carnaval
RSS

21/2/2004 - 12:22
Enviada por fidel





Nuevo batacazo lejos de Mendizorroza. El Alavés salió con un esquema de contención y con la posibilidad de dormir en puestos de ascenso. La realidad fue que el conjunto de Mel encajó pronto, no creo apenas peligro pese a haber tenido el balón casi en exclusiva durante buena parte del partido y recibió una derrota merecida ante uno de los colistas. El sueño del ascenso del inicio se acabó tornando en la pesadilla de un equipo incapaz de dar el salto a la zona noble de la tabla, y que empieza a mostrar síntomas en su dirección técnica de una peligrosa falta de conexión con la realidad.

Todo el planteamiento del partido por parte albiazul se vino a pique cuando, en el minuto 3 los malacitanos se han encontrado con un primer gol ante un Alavés aún dormido. Juanma, dejando atrás a Galván, ha rematado un balón puesto en bandeja por Geijo, caño mediante a Ochoa. A partir de ahí, ante un Málaga B que ha dejado hacer, el Alavés ha movido bien el balón hasta los tres cuartos, aunque con problemas de llegada por bandas.

La presencia de Kiko tras el descanso no ha servido para cambiar el sino del partido. Incluso, durante una fase mediada la segunda mitad en la que el Málaga ha recuperado el control de la pelota, una llegada por banda derecha de los locales culminó con un pase atrás a Juanma, que ha batido de nuevo a Gaspercic con un tiro colocado por la escuadra de la meta alavesista.

Con el choque cuesta arriba, Mel, que había dado entrada a Romo, puso en liza a Andrea, en un intento muy tardío de dar profundidad por bandas. Navarro dispuso de una ocasión que Goitia atajó en dos tiempos y, con el partido casi acabado, y tras un balón del Málaga B al poste, una internada de Galván teminó en un sorprendente penalti cuando la pelota había sido ya perdida por el albiazul. En lo mejor del partido para el Alavés, Téllez consiguió romper el maleficio albiazul en las penas máximas, y anotó el tiro penal, un tanto que arregló el marcador pero que llegó demasiado tarde para propiciar cualquier tipo de reacción.

En definitiva, el Alavés cayó en un partido que le pudo haber catapultado hacia las alturas pero que, por la impresión dada por el equipo y por las impresiones recogidas tras el choque -"no me explico cómo hemos podido perder este partido", vino a decir Pepe Mel tras el encuentro- puede que haya abierto, en pleno Carnaval, la crisis más profunda de un año que está siendo cualquier cosa menos tranquilo para este Deportivo Alavés. Y el domingo llega el Getafe, antiguo club de Mel. ¡Peligro!


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal