Glorioso 1 - Recre 1: Kiko salva un punto en el descuento
RSS

21/3/2004 - 11:24
Enviada por fidel





Un gol de Kiko en el descuento evitó que el Deportivo Alavés se reencontrase con su afición, tras más de un mes lejos de Mendizorroza, con una derrota en el casillero. Los de Mel volvieron a pecar de falta de acierto cara al gol, encajaron un gol en jugada a balón parado y siguieron mostrándose como un aspirante muy dudoso al ascenso de categoría.

Debutó Martín Palermo con la elástica albiazul, compartiendo dupla atacante con Jurica Vucko. Por detrás, Mel alineó un rombo con Astudillo de pivote defensivo, De Lucas de enganche y Edu Alonso y Magno por bandas. El sistema, de marcada componente ofensiva, al menos sobre el papel, parecía funcionar a las mil maravillas, al menos en los primeros minutos. Con Palermo y Vucko muy activos delante, fueron llegando las ocasiones para los locales, en un partido muy abierto, en el que también el Huelva contaba con facilidades para llegar con la pelota controlada hasta bastante adentro del campo albiazul. Vucko en el minuto 2 cabeceó con peligro un centro de Edu Alonso, De Lucas no acertó a rematar un pase de Palermo... en el otro área, Raúl Molina también pudo adelantar a su equipo.

Tras el descanso, el ritmo del partido bajó, y el diamante del centro del campo alavesista empezó a perder brillo. El Recreativo, que había venido a ganar el partido, según Kresic, al menos sí que logró controlarlo, y en una jugada de estrategia a balón parado, Diego Camacho adelantó al Decano en el minuto 65. Poco después, Viqueira mandó el balón al palo izquierdo de la meta de Gaspercic. En pleno naufragio albiazul, Astudillo vio su segunda amarilla en el minuto 75. Si uno miraba al cielo de Mendizorroza, veía cómo se iba volando el ascenso. Vucko pudo logar el empate al filo del minuto noventa entrando por el vértice derecho del área onubense, pero la defensa desvió su disparo a corner. Cuando ya se mascaba la tragedia en la grada, un pundonoroso Kiko cabeceó a la red un servicio desde la esquina. Era el empate que servía para prolongar la agonía de este Alavés que vive en el límite entre el fracaso y la esperanza. La celebración por megafonía del tanto del valenciano no consiguió acallar la primera pitada en condiciones que se da en Mendizorroza al equipo desde que los partidos se dan por la tele en color. ¿Era la sentencia de la grada al proyecto Mel? En este club, a estas alturas, ¡quién lo sabe!


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal