Treinta años de cambios
RSS

26/3/2004 - 03:59
Enviada por fidel





Si las actuaciones del Alavés hace unas temporadas en liga y en UEFA abrieron al club albiazul -o lo que fuere en aquellos días- las puertas de la celebridad europea, la presencia en el plantel alavesista de Martín Palermo ha puesto esta vez a la escuadra del Paseo de Cervantes en primera línea de actualidad en Sudamérica.

El "Loco" es, tras Jorge Valdano, el jugador que más alto ha llegado en el escalafón futbolístico de cuantos han vestido la camiseta del Glorioso. Si el ahora directivo del Real Madrid llegó a campeón del mundo de selecciones con la albiceleste unos años después de su paso por el Alavés, Palermo, que fue también campeón del mundo -oficioso- de clubes con Boca Juniors, llega al conjunto de Mendizorroza en la madurez de su carrera.

Entre ambos jugadores, en su etapa albiazul, median diez de trayectoria vital de cada uno de ellos y casi treinta años de vida del club y del mundo de las telecomunicaciones. Así que no es de extrañar que la llegada del joven y desconocido Valdano al Deportivo Alavés no despertase apenas interés al otro lado del Charco en una época en la que no existían ni los faxes, mientras que la presencia de Palermo en Gasteiz se haya convertido, internet mediante, en un hecho seguido con interés no solo en Argentina, sino en todos los lugares donde bulle la comunidad hispana, desde Miami a la Tierra del Fuego, y en cualquier sitio en el que haya un seguidor de Boca Juniors, la cuna del "Loco" y el lugar al que Martín parece loco por volver.

En declaraciones recogidas por diversos medios de comunicación tras el partido Getafe-Alavés, en el que Palermo se reencontró con el gol, el jugador manifestó estar a la espera de una oferta seria del conjunto xeneize para continuar su carrera en Boca. Palermo ha señalado que mantiene una buena relación con Carlos Bianchi, director técnico del conjunto bonaerense, y que estaría encantado en regresar al conjunto desde el que dio el salto a Europa. "Pero para volver a Boca los dirigentes y no yo tienen que dar el primer paso y mostrar su interés y ver que propuestas hacen", ha manifestado rotundo, dejándose querer, el nuevo ídolo de la grada albiazul.

Si a Valdano le hicieron falta años de periplo albiazul para poder hacerse un nombre en el panorama futbolero, a Palermo le ha bastado un buen partido para volver a estar en órbita. La velocidad se ha multiplicado en los últimos años, y no solo en los ordenadores.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal