Con la soga al cuello
RSS

08/6/2004 - 08:49
Enviada por José Luis del Campo





El Alavés no ascenderá por méritos propios, sino que depende de errores ajenos y sólo gracias a ellos podrá estar presente la próxima campaña en Primera División. La derrota en Soria ha venido a cerrar mucho más la soga que el Alavés lleva anudada al cuello desde hace varias semanas. Las angustias y miedos con las que el equipo va a jugar estas dos jornadas, no son más que la consecuencia del trabajo irregular y deficiente que se ha venido desarrollando durante toda la temporada.

Desde el ultimátum de “ganar o ganar” ante el Getafe, las 14 semanas invicto habían ido acrecentando la ilusión de evitar un complicado final de temporada y esos resultados cegaban y tapaban algo que más tarde o temprano tenía que llegar: un tropiezo en cualquier campo, inesperado o no, iba a dejar al descubierto las carencias y defectos del equipo, que ha llegado al tramo decisivo de la competición sin haber llevado al día sus deberes y ahora purga sus males y lo puede pagar carísimo la próxima temporada.

Si el Alavés no se ha visto inmerso antes en las angustias que ahora le desviven ha sido por el flojo nivel de la Segunda de este año, que ha dado ocasiones a todos los equipos y ha evitado que desde hace varias jornadas un par de equipos se hubieran destacado, reduciendo las opciones de ascenso a un único puesto a repartir entre varios aspirantes.

Ahora es cuando se echan en falta puntos como los de la visita a Terrasa, los empates caseros ante Poli Ejido, Leganés o infantiles acciones como la expulsión de Pablo en el minuto diez ante los madrileños. Con algunos de esos puntos que ahora se añoran el Glorioso ya habría cumplido su objetivo. También la fortuna ha sido generosa con el Alavés porque gracias a ella se han sumado importantes puntos como en Las Palmas, Xerez, Recreativo de Huelva o un ¿penalti? Ante el Salamanca, en Mendizorrotza, que de no haberse producido hubieran adelantado el cataclismo del equipo.

Las cuentas y matemáticas son claras: El Alavés debe sumar inexcusablemente los 6 puntos en juego ante Ciudad de Murcia, que vendrá jugándose la permanencia, y en la visita al Eibar.
Al Numancia le son suficientes 4 puntos en sus partidos ante Algeciras, ya descendido a 2ª B, o ante un Recreativo de Huelva, que rendirá visita turística a Soria la última jornada. Una derrota en uno de esos partidos le permitiría al Alavés rebasar en puntos a los sorianos, que también tienen el “average” ganado a los de Mel.
El Getafe afronta un calendario ante dos equipos que ya “nada” se juegan y esperan las vacaciones con ganas. Recibe el próximo domingo al Eibar en el Alfonso Pérez y puede certificar su ascenso en las islas afortunadas ante el Tenerife.
Los de Josu Uribe tienen que sumar los 6 puntos en liza porque de lo contrario se verían rebasados por los albiazules, ya que en caso de igualdad a puntos el Alavés haría valer su ventaja en el “average” particular.

Al final habrá que esperar, rezar, aferrarse a las matemáticas, poner velas, enviar maletines y si el Alavés sube será por deméritos ajenos y no por méritos propios, eso no hay que olvidarlo.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal