Bienvenido, Mr. Piterman
RSS

17/7/2004 - 03:19
Enviada por fidel





Se consumó el acto y ya está Piterman entre nosotros, al menos en forma de accionista mayoritario. Después de la farsa de la oferta pública de venta, Gonzalo Antón ha cometido el crimen perfecto: ha conseguido, es de suponer, un buen dinero y ha dejado el club en manos de alguien lejano, con pasta y con una imagen controvertida que mantiene en puestos clave para la economía del club a personas que eran uña y carne con el anterior propietario, quien se queda con un paquete de acciones que le garantizan, salvo que uno de sus hasta hace poco socios se emancipe, un puesto en el Consejo de Administración actual y una posición privilegiada para un futuro en que el señor Piterman decida abandonar el club. Y si las cosas van bien, a éste le traje yo. y si van mal, a quién vais a echar las culpas, al ucraniano o a mi, Marqués de Dortmund. Maquiavelo, al lado del artífice de esta venta, un lactante.

El caso es que llegó Piterman y, con él, todo un nuevo sistema de producción para la empresa. A falta de entrenador, tenemos nuevo secretario técnico y varios nuevos jugadores, y un máximo accionista al que no le disgusta ponerse el chandal y bajar a la hierba. Me da a mi que esto va a ser positivo para el club: la titularidad para el que se la trabaja, y las divas a la ópera. Vamos a tener momentos densos en el futuro a cuenta de la interrelación de funciones entre presidencia y banquillo. Aunque si Berlusconi hacía las alineaciones que llevaron al Milan a ganar la Champions -algo que ningún entrenador milanista, que yo sepa, ha desmentido- igual es que nos vamos a sumar a la tendencia de los campeones.

Lo que sorprende es que se hayan producido tantos cambios en el apartado deportivo y que vaya a haber tantas continuidades en los despachos. Desde luego, no le arriendo a Piterman la ganancia que pueda tener en el Alavés manteniendo a Alfonso Arriola y a Paco Liberal en su equipo. No es que tenga nada en contra ni de Alfonso ni de Paco, pero es que son dos de los principales culpables de que Gonzalo Antón haya estado durante quince años metiendo "unas cuatrocientas mil horas", según dijo el propio ex-presidente, para acabar no sacando nada, o eso dice. Si los dos dirigentes fueron capaces de permitir que alguien con quien tenían una vinculación más profunda que la meramente profesional trabajase más de ochenta horas diarias para no salir de pobre, no quiero ni imaginar lo que le pueden hacer a don Dimitri, al que seguro que conocieron en la calle. Piterman sabrá lo que hace, pero con estos antecedentes, que se vaya preparando para una explotación sin precedentes.

El nuevo propietario dice haber comprado el segundo club más saneado de la liga española. No seré yo quien le quite la ilusión, pero el análisis de las cifras presentadas en diciembre a los accionistas no era para nada tranquilizador, y el panorama que se pintaba por parte de los dirigentes anteriores si el club no ascendía era bastante negro. Ahora parece que no es tal. Mejor para todos. Me decía un colaborador en Santander del quien preside ahora nuestro club, que "a Piterman en el Racing lo engañaron". No se si creermel que a una persona con el perfil de nuestro nuevo presidente se le pueda engañar fácilmente. Pero yo, si fuese Piterman, miraría debajo de la alfombra con ojos que no hayan sido antes los de Antón, por si las moscas.

Empieza una nueva era y por fuerza hemos de ser optimistas. Nadie pone dinero en una empresa para perderlo, y lo que es seguro es que el nuevo propietario va a llegar con mucha más ilusión que la que tenía por la cosa el que se ha ido. Por fin parece que vamos a tener un proyecto que quiere basar su crecimiento en aspectos de negocio basados en el deporte, y no en plazas de toros, museos del vino o en residencias para ejecutivos. Las primeras palabras de Piterman son de ilusión y ambición, algo que aquí no había en la presidencia desde hace años. Aunque, con los antecedentes más próximos, la confianza que podemos tener en la palabra del presidente del Alavés es limitada y ha de ser pronto refrendada por los hechos. Poner dinero para fichajes, otra novedad en la casa, es ya un detalle que corrobora una apuesta personal por invertir para ganar. Ojalá que a Dimitri Piterman le vaya todo como la seda al frente del Deportivo Alavés. Su suerte, ahora, es nuestra suerte.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal