Amenazas y oportunidades en el centenario de Piterman
RSS

19/10/2004 - 16:13
Enviada por fidel





Se cumplen los cien días de presidencia de Dimitri Piterman al frente del Deportivo Alavés. La llegada del norteamericano al frente del Glorioso ha supuesto el mayor cambio registrado en los ochenta y tres años de historia del conjunto albiazul, ya que cuando el club dejó de serlo para pasar a ser sociedad anónima, la continuidad en la cabeza directiva hizo que el cambio apenas se notase. Ahora, metidos ya en la realidad mercantil en que se desenvuelven los clubes de fútbol, el cambio se ha notado, y mucho. Aquí y en la Conchinchina, ya que poca gente, aficionada o no al fútbol, permanece indiferente en nuestro entorno y fuera de aquí hacia el Deportivo Alavés y su presidente.

Estos cien días han servido para que se vayan perfilando oportunidades y amenazas que afronta el Deportivo Alavés en esta nueva situación. La ambición deportiva pregonada por el mandatario albiazul es algo bastante nuevo en esta casa y, aunque querer no siempre es poder, puede ayudar a cambiar el fatalismo que ha rodeado al alavesismo durante su historia. Hemos pasado de no ofrecer prima por el título de liga al equipo cuando iba líder en Primera a hablar de la Champions cuando se está en la zona media de Segunda. También se ha pasado de no decir una palabra más alta que otra a llenar portadas y minutos de televisión por situaciones y actuaciones inusuales. La capacidad de innovación y de ser los primeros es algo que puede ayudar a este Deportivo Alavés a marcar la diferencia que le lleve de ser un equipo del montón a uno grande, y son virtudes -o defectos- que a Domitir Piterman no parecen faltarle.

Sin embargo, no todo lo visto representa oportunidades para el Glorioso. La capacidad del mandatario albiazul de dar la nota ha chocado con cierta forma de ser de la sociedad alavesa, más quizás de la oficial que de la real. Puede que Piterman tenga razón, pero si quienes le tienen que comprar la moto creen que no la tiene, el presidente tiene un problema. Tampoco va a resultar fácil el cambiar las estructuras del fútbol profesional español, algo que Piterman parece haber tomado como cruzada personal, por sus declaraciones en los últimos cien días, pero que va a topar con resistencias de todo tipo de instancias que temen por que un cambio del status quo les haga parder.

Oportunidades por la capacidad de innovación, amenzas por posibles problemas de adaptación al medio... lo que es seguro es que el Alavés ha sido protagonista en los últimos cien días, y parece que puede seguir siéndolo en los próximos meses gracias, o a pesar, de su presidente, que llegó a serlo porque el anterior decidió venderle a él y no a otro sus acciones, un anterior que se hizo con el club por la desidia a la hora de comprar acciones a diez mil pesetas por una parte muy importante del alavesismo hace una década, algo que conviene recordar si de lo que se trata es de buscar responsables para lo que pueda pasar a partir de estos cien días.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal