Alavés 2 - Xerez 0: Victoria pese a todo
RSS

06/11/2004 - 19:00
Enviada por fidel





El Deportivo Alavés consiguió sacar adelante un duelo de máxima exigencia ante un Xerez que llegó a Mendizorroza como líder imbatido de la categoría y que se fue derrotado pero habiendo causado una buena impresión, soberbia en el caso de su portero Julio Iglesias. No fue este sábado un día para hacer chistes con la condición de "cantante" de un meta que realizó varias intervenciones de gran mérito culminadas con la parada de buen lanzamiento de penalti por parte de Quique de Lucas. Sí que fue, por contra, un día para olvidar para Mateu Lahoz, un colegiado que ofreció un arbitrar lunático que terminó por desquiciar a los jerezanos, menos templados ante los desmanes de un trencilla que tuvo la inmensa fortuna de no influir en el resultado final, al conseguir los albiazules en los diez últimos minutos un par de goles que sirvieron para dejar los tres puntos en casa y alegrar la salida de los aficionados.

No fue un partido cómodo para los albiazules. El Xerez se plantó muy bien sobre el terreno, presionando desde arriba en un intento de anular la capacidad de creación albiazul. El partido se puso feo en un principio, cuando Astudillo vio tarjeta por darle las buenas tardes a su par con una entrada fuerte pero que hubiese podido pasar sin tener que hacer papeles, y que puso el listón bastante alto para un colegiado que luego no aplicó regularmente el mismo criterio. Los albiazules se veían presionados cuando atacaban y se encontraban con la necesidad, por si las moscas, de tener que defender limpiamente con un hombre marcado en la medular. Con un Xerez dominando la pelota, los de Cos supieron aguantar bien sin que el rival generase demasiado peligro, y consiguieron aprovecharse de la capacidad técnica de sus hombres de medio campo para arriba para, con rápidas y profundas combinaciones -con unos Bodipo y De Lucas superando por velocidad en repetidas ocasiones a la zaga andaluza- llegar ante Julio Iglesias, que realizó intervenciones de mérito ante disparos de Juvenal y Navarro.

El marcador no se movió durante la primera mitad. Al poco de inciarse la segunda, el colegiado sacó dos tarjetas seguidas -la primera rigurosa, la segunda no tanto- a Bajic y dejó al Xerez con un hombre menos y treinta y nueve minutos por delante. Cos decidió cambiar la configuración del equipo dejando a Coromina, Téllez y Carreras como únicos zagueros e incorporando más gente delante con la entrada de Carpintero y Thiaw. Parecía que el partido se iba a encarrilar cuando el colegiado señaló penalti a Thiaw cuando éste fue ostaculizado en su remate por Dani Pendín en el minuto 67. Sin embargo, la cosa se complicó para los albiazules: un revolucionado Thiaw intentó lanzar el penalti, que acabó siendo tirado por De Lucas -el lanzador titular hasta el momento- y detenido, con una intervención más de mérito, por parte de Iglesias. En la siguiente jugada, Thiaw realizaba una dura entrada en la zona del centro del campo y veía la tarjeta roja directa, con lo que el Alavés pasaba en un minuto de verse con el marcador de cara y con un hombre más a perder la superioridad numérica ante un rival bien pertrechado atrás y al que se suponía peligroso.

Sin embargo, quien salió peor parado de tanto ajetreo fue el Xerez. Señalaba al final del partido su técnico que el árbitro había acabado por descentrar a sus hombres, y bien pudo decirse que en una atmósfera muy cargada de tensión quienes mejor sobrevivieron fueron los hombres de Cos, quienes acabaron sacando el partido por tablas y por aprovechamiento de su calidad individual. Primero fue De Lucas quien remató a la red un gran pase de Rubén Navarro para abrir el marcador a falta de menos de diez minutos para el final, y después llegó el momento de Nene, que consiguió resolver con un hábil remate en vaselina un centro de Carpintero y que, ya en el descuento, cuando el público cantaba con "olés" la circulación de balón del Deportivo Alavés ante un Xerez que perseguía fantasmas, intentó sorprender desde cuarenta metros con un disparo bombeado a un Julio Iglesias adelantado, que justo llegó a tocar el balón para sacarlo a corner cuando se colaba ya en su marco.

Ahí se acabó prácticamente el partido, aunque se siguiese hasta agotar los seis minutos de descuento concedidos por el árbitro para compensar el tiempo perdido en cambios, tanganas y viajes suyos a la banda para consultar con los líneas o reñir al banquillo visitante. Una vez finalizado de veras el choque, Mendizorroza rompió en aplausos hacia su equipo, que había conseguido superar con buena nota un examen muy exigente ante un rival que justificó su situación en la tabla. Thiaw salió a hablar con el colegiado -el arrepentimiento puede servir de atenuante ante la previsible sanción al jugador- pero su presencia en el verde saludando a la grada ante la que quiso lanzar el penalti que le hicieron no consiguió evitar una sonora pita al colegiado cuando se iba éste de un campo en el que acaban de jugar dos equipos que, con una cuarta parte de la liga ya disputada, están en puestos de ascenso, junto con la SD Eibar y con permiso del Polideportivo Ejido. Este equipo sigue creciendo, y ante Cádiz y Xerez ha demostrado que sabe ganar ante rivales serios, que habían estudiado cómo pararlo pero que no lo han conseguido. Es mucho Alavés.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal