Desde Kaiserslautern: notas sobre el 1.FCK
RSS

02/4/2001 - 14:08
Enviada por Matthias Eichert





Fundado en 1900, el 1. FC Kaiserslautern (FC significa Slub de Fútbol, sitio web www.fck.de) es conocido habitualmente como "Betze" (por el nombre de la colina en que se encuentra el estadio, Betzemberg) o "Rote Teufel" (diablos rojos), por el rojo tradicional de sus uniformes.

El equipo fue campeón alemán en 1951, 1953, 1991 y 1998, campeón de Copa en 1990 y 1996 y campeón de la Supercopa alemana en 1991. A finales de los cuarenta y en los cincuenta fue el equipo de Fritz Walter, el legendario capitán del equipo alemán de la Copa del Mundo de 1954. El es actualmente Presidente Honorario del club y el estadio lleva su nombre. Otros jugadores legendarios fueron Hans-Peter Briegel y Andreas Brehme, actual entrenador, quien anotó el gol de la victoria en la final del Mundial de 1990.

Cuando se inició la Bundesliga alemana en 1963, el 1.FCK comenzó como miembro de la liga, donde siempre ha estado con la excepción de la temporada 96/97. Kaiserslautern tiene el record de ser el único equipo que ha ganado la liga llegando directamente desde Segunda, en la temporada 97/98. Actualmente se encuentra en la tercera posición, detrás de su eterno rival el Bayern de Munich.

Su mayor éxito internacional fueron las semifinales de la Copa de la Uefa en la temporada 81/82, tras batir al Madrid en Kaiserslautern por 5-0. El club cayó ante el IFK Goteborg. En 1991 Kaiserslautern jugó con el Barcelona en la tercera ronda de la Champions League, perdiendo 2-0 en el Camp Nou y ganando 3-1 en casa, con un gol de Bakero en el minuto 88, que eliminó al FCK. En 1988 el FCK llégó a los cuartos de final de la Champions League, cayendo eliminaod ante el Bayern de Munich. Excepto en las temporadas 93 y 97, el Kaiserslautern ha participado en competición europea durante los últimos diez años.

El estado se encuentra en una colina que domina la ciudad, y es tenido por uno de los de mejor ambiente en Alemania. Tiene capacidad para 41.500 espectadores, casi todo vendido. Para partidos internacionales, 28.500. Los seguidores son fanáticos pero correctos: "cuando juegan los diablos es el infierno". No hay hooliganismo en Kaiserslautern, así que, como visitantes, disfuten del partido, apoyen a su equipo y diviértanse con nosotros.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal