Tenerife 1 - Alavés 0: Pintan Bastos
RSS

13/2/2005 - 00:07
Enviada por fidel





El Deportivo Alavés cosechó en Tenerife su tercera derrota consecutiva. Los de Cos, con cambios tanto en alineación como en disposición táctica, no entraron en partido hasta que el conjunto local se adelantó, a principios de la segunda mitad, y entonces se encontraron con un Tenerife con más oficio que bajas que redujo sin excesivos problemas al conjunto de Chuchi Cos.

La entrada de Abel como compañero de Téllez en el eje de la zaga y de Papa Sarr como tercer pivote en el centro del campo dejaron al Alavés con un solo punta nato, el recuperado Bodipo. Con un planteamiento más convencional, el Alavés se volvió un equipo vulgar, incapaz de superar en juego a un Tenerife que todavía estará preguntándose el cómo los albiazules, otrora el terror goleador de la categoría, dejaron escapar viva a una defensa armada de circunstancias. Tan solo un remate de De Lucas al final de la primera mitad y un cabezazo con más intención que acierto de Téllez a servicio de Nené poco después del gol tinerfeño pueden anotarse en el casillero de ocasiones de los de Cos. En el otro área, nn pase en profundidad del centro del campo tinerfeño -tras una posible falta a Abel- facilitó el remate a Óscar Álvarez solo ante Bonano. Era el gol que llegaba a principios de la segunda mitad, pero que pudo haber llegado a principio de partido, cuando Keko envió un balón al poste avisando lo que podía llegar.

Como en partidos anteriores, la receta aplicada por Cos para solucionar los problemas de finalización del equipo fue el ir incorporando hombres en punta. En el descanso Sarr le dejó el sitio a Kiko -que tiene la desgracia de que va sumando minutos cuando el equipo suma derrotas- y después del gol entraron Epitié y Thiaw, aquel hombre que a principio de temporada lo marcaba todo y que ahora apenas sí hace algún tiro a puerta.

Cerca del final volvió a haber jugada polémica: un intento de pase de De Lucas a Kiko en el área era cortado por la mano de un defensa tinerfeñista. Martínez Franco, el colegiado con quien no ganan los equipos visitantes, el que la casualidad ha colocado en el devenir del Glorioso este año justo después de un árbitro -el del choque ante el Huelva- con el que no ganan los de casa, no apreció infracción. El posible penalti se quedó en el limbo, y la opción de un empate injusto por el juego desplegado se le negó al conjunto albiazul.

En definitiva, que pintan Bastos en el Deportivo Alavés. La tercera derrota consecutiva, acompañada una vez más de un juego sin brillo y de escasez de ocasiones, hace vaticinar una semanita movida en el entorno del club gasteiztarra. El domingo, ante el Real Murcia, el equipo tiene la ocasión de romper una racha que no conduce a nada bueno. Después llegará la concentración invernal, y para entonces sabremos un poco más sobre la madera de la que están hechos Piterman y los suyos y cómo gestionan los momentos delicados -éste lo es- y sabremos también los gatillos de cuántas escopetas de las que llevan tiempo cargadas en el entorno albiazul han sucumbido a la presión de los resultados. Que no se queme mucha pólvora fuera del campo, y que la de dentro se seque pronto.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal