La pesadilla albiazul
RSS

07/3/2005 - 15:44
Enviada por Satur Vivas





Y es que el Deportivo Alavés está inmerso en uno de esos sueños del que uno quiere despertar a toda costa. Lo malo es que no lo consigue. Sobresalto tras sobresalto. Partido tras partido, los vitorianos se van alejando poco a poco de los puestos de ascenso. A veces por méritos propios. A veces por incapacidad e inoperancia de otros (los colegiados) y otras veces, por picardía y superioridad del rival.

 

Lo único cierto es que son ya 6 partidos consecutivos. Sí, seis. La friolera de 18 puntos, de los cuales ninguno de ellos ha subido al casillero albiazul. Es difícil de entender, pero es la única realidad objetiva.

 

La verdad es que, al menos en el encuentro ante el Celta de Vigo, al equipo no se le puede achacar absolutamente nada. En un partido épico, por aquello de las condiciones climatológicas, las huestes de Cos y Piterman no merecieron ni mucho menos la derrota. El equipo derrochó garra, ocasiones y en determinados momentos incluso buen juego, siempre teniendo en cuenta el lamentable estado nevada del terreno de juego.

 

¿Qué pasó entonces? Pues que un garrafal despiste en defensa puso el primer ladrillo de la posterior deblacle. Entiendo debacle porque el resultado al final fue abusivo, respecto a los méritos de unos y otros. El Celta, equipo con tablas, con oficio, aprovechó el regalo y fulminó al Deportivo Alavés al contragolpe. Jandro estuvo afortunado, mientras que ni el voluntarioso Bodipo (que jugó un partidazo), Navarro, Santamaría ni Nené pudieron transformar las ocasiones creadas. Ahí estuvo la diferencia.

 

Luego está lo del pitolari de turno. No es excusa, pero sí merece una reflexión. No sólo este arbitraje, sino los últimos, en general. Al margen de que el ‘glorioso’ está siendo claramente perjudicado, están poniendo de manifiesto una incapacidad terrible para la difícil tarea de arbitrar. NO creo que haya mala fe, lo que pienso es que son malos de solemnidad. El arbitraje en la Primera División, es malo, pero en la Segunda es aún peor. Y esto lo está sufriendo el Deportivo Alavés. Aunque este dato no debe de ser excusa para la pésima racha que tiene el equipo desde que comenzara la Segunda vuelta de la competición. De la pantomima tras el partido, con la aparición de Piterman con Carpintero y Juvenal para “denunciar” o “chivar” los comentarios (desafortunados, por cierto) del trencilla a los jugadores, (“lo tenéis tan nublado como el tiempo”, “así no subís”, etc.) prefiero no opinar.

 

La única realidad es que el ‘glorioso’ se aleja peligrosamente de los puestos de ascenso. Si no espabila, y aquí incluyo a todos, empezando por el cuerpo técnico y terminando por el último jugador del banquillo, puede que la temporada termine antes de tiempo. Ojalá me equivoque.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal