Kaiserslautern, un viaje al corazón del fútbol
RSS

21/4/2001 - 15:16
Enviada por fidel





Fue un día intenso para los alavesistas y para los amantes del fútbol. Si Vallecas nos hizo descubrir una afición amiga, con mucho en común, Kaiserslautern nos enseñó cómo el fútbol puede ser una religión practicada con una devoción inusitada por todo un pueblo de la que el Fritz-Walter-Stadion es el templo.

Un estadio en el que no solo hay fútbol, sino vida, y fiesta. Miles de cervezas y salchichas son consumidas con fruición por los seguidores de los Diablos Rojos. Cantinas por doquier, tiendas con todo tipo de productos oficiales del 1FCK, pantallas gigantes de tv, todo un entorno para reunir horas antes a los aficionados y prepara el ambiente.

Todo ayuda, todo apoya en busca del milagro. La televisión alemana, antes del partido, ofrece una visión para su gente, con un 4-0 sobreimpresionado sobre la imagen de un campo que se va poco a poco llenando. Y que va dando muestras de lo que pueden hacer la fe y la disciplina aplicadas a la animación futbolística. Actuado como un solo hombre, lo mismo corean sus slóganes que interpretan, cual orfeón, cánticos de varios minutos. Cuando por megafonía se recita la alineación del equipo local, se hace siguiendo la liturgia alemana de responder con el apellido al nombre del jugador lanzado por el speaker.

Todo ello, con amabilidad hacia los visitantes. Al menos con toda la amabilidad que permite la barrera del idioma. Gentes acostumbradas a hacer miles de kilómetros siguiendo a su equipo, gente que respeta, con cierto guiño de complicidad, a los seguidores de los equipos contrarios que hacen lo mismo.

Detalles, cosas que se pueden aprender. Fútbol para ver, pero sobre todo para vivir. Un premio adicional, un regalo para los aficionados albiazules, además de la clasificación para la final.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal