Eibar 1 - Glorioso 2: Victoria de calidad
RSS

24/4/2005 - 02:59
Enviada por fidel





El Alavés continúa con su mejoría y este sábado se impuso con claridad al equipo revelación de la categoría, la SD Eibar, en campo de estos, remontando el partido y postulándose como candidato a estar en lo más alto de la tabla a final de temporada. Los de Cos encajaron un gol perfectamente evitable en los primeros minutos, supieron aguantar la presión de un rival que no supo jugar con el marcador a favor y fue poco a poco haciendo valer la superioridad de su fútbol ante un Eibar que naufragaba tácticamente ante los albiazules.

La tarde comenzó con tintes de tragedia para los intereses albiazules. Corredoira -muy activo toda la primera mitad- superaba a Angel en el lateral y ponía el balón en el área de Bonano, quien despejaba la pelota a la cabeza de Silva, que batía la meta albiazul ante la pasividad de centrales y meta gasteiztarras.

Era, a priori, el peor escenario para el Deportivo Alavés, con un tanto en contra a los seis minutos y con un rival crecido y perfectamente adaptado a un campo pequeño. Sin embargo, el Glorioso no se descompuso, continuó con su juego ordenado atrás, las líneas juntas, intentando buscar la ocasión en algún desequilibrio defensivo de los de Mendilibar, quienes lejos de aprovechar la ventaja con la que contaban en el marcador para serenar su juego, continuaron buscando la meta de Bonano, permitiendo que el Alavés continuase pudiendo hacer el juego previsto de antemano de esperar y ver.

Un activo David Sánchez -al que le tocó empezar a producir sin haber llegado casi a conocer el color de la camiseta del equipo- y un bregador Sarr intentaban una y otra vez buscar a los hombres de punta. Cerca de la media hora de juego el Alavés empezó a pisar el área armera con cierto peligro. En una doble ocasión, Iraizoz primero y Karmona después taparon sendos disparos de delanteros albiazules, en lo que fue un aviso de lo que llegó a cinco minutos del descanso, cuando Bodipo aprovechó una pérdida de balón de Karmona para marcharse hacia la meta eibarresa y lograr el empate, que permitía a los de Cos llegar al descanso con el partido abierto.

La segunda mitad se inició con susto para los albiazules, al enviar Corredoira al travesaño un remate en una de las aglomeraciones de hombres en las inmediaciones de Bonano que se producían cuando el Eibar atacaba. Sin embargo, la tendencia marcada hacia el control albiazul del choque en los últimos minutos de la primera mitad se confirmaron. El balón era del Eibar, pero el control del partido lo llevaba el Alavés, que buscaba con insistencia las bandas y que empezaba a sentir ya cómo el Eibar tenía que recurrir cada vez más al juego brusco para detener a De Lucas y Nené. Rubén Navarro tuvo la ocasión más clara para adelantar a los albiazules, cuando recibió un balón solo en el área eibarresa y su disparo, colocado, fue atrapado por Iraizoz. Fue finalmente Nené, a la media hora de la reanudación, quien consiguió escapar de su marca para, por el carril central del ataque albiazul, chutar por bajo desde fuera del área con la potencia suficiente como para que el balón acabase entrando "llorando" tras tocar en el meta local y no poder llegar a ser despejado en la línea por el central Manuel.

Con el partido remontado, el Alavés continuó ordenado atrás, controlando los cada vez menos impetuosos ataques eibarreses, resolviendo bien los últimos coletazos de un equipo armero que no pudo batir con su tesón el orden y la calidad de un Alavés que supo leer mejor el partido que su rival -por primera vez en la temporada, y ante un equipo con un técnico de lo mejor de la categoría- y que terminó imponiéndose merecidamente en un campo que aparecía como el último gran obstáculo en el calendario de los de Cos en su camino para conseguir acabar en lo más alto de la tabla.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal