Papeles cambiados
RSS

08/5/2005 - 15:37
Enviada por glorioso.net





El partido entre Lleida y Alavés ha servido para ver una circunstancia poco habitual. El técnico ilerdense, Miguel Rubio, sancionado por el Comité de Competición, ha seguido el encuentro desde el palco al no poder estar en el banquillo. Y, como ya es habitual, el presidente albiazul Dimitri Piterman no ha estado en el palco con su colega local, sino en el banquillo. Pese a lo insólito de la situación, no parece que se haya producido ningún desequilibrio en el orden cósmico.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal