Glorioso 2 - Poli Ejido 0: Paso de gigante
RSS

16/5/2005 - 01:17
Enviada por fidel





Sigue la racha. El Deportivo Alavés se impuso al Poli Ejido por dos tantos a cero en Mendizorroza en choque correspondiente a la jornada 37 de la Liga en Segunda División. Los de Cos solo desequilibraron el marcador al final, tras un choque en el que el Poli Ejido controló la pelota sin apenas crear ocasiones y en el que los albiazules evidenciaron de nuevo su estado de gracia, manteniendo su meta a cero pese a que el rival envió el balón en dos ocasiones al poste, para acabar imponiéndose cuando el rival bajó la guardia.

Cos dejó en el banco a Coromina y a David Sánchez para dar entrada a Edu Alonso y Carpintero. El choque transcurría sin sobresaltos, con el Alavés y el Poli combinando en la zona media cuando el balón caía en sus poder, pero sin mordiente. Los visitantes obligaron a Bonano a sacar un balón que se colaba en su meta mediada la primera parte, en una doble intervención a tiros de Vega y Corona. En el otro área, la escasez de ocasiones quedó en evidencia cuando Mendizorroza aplaudió casi con entusiasmo un disparo lejano y desviado de Papa Sarr.

En la reanudación, el Alavés mostró algo más de ambición ofensiva, y en cinco minutos tuvo sus dos primeras ocasiones. Sin embargo, la pelota volvió a quedar en poder del Poli. Un disparo de Corona en el minuto 65, que fue repelido por el poste de la meta de Bonano, fue la mejor ocasión del conjunto almeriense. La entrada de Sergio Santamaría por un desquiciado Nené sirvió para darle la vuelta al choque. Incisivo por banda, contribuyó a recuperar la iniciativa para los albiazules en el último tramo del partido. Un centro suyo fue a parar al área chica de Kike, donde Bodipo controló la bola y la colocó en la escuadra de la meta almeriense.

Era el minuto 83, y Mendizorroza, que había despertado del sopor cuando el Terrassa se adelantó ante el Recre, estalló de júbilo. La fiesta se completó, ya con el tiempo cumplido, cuando un nuevo centro desde la izquierda fue interrumpido por la mano de Carlos García y el penalti consiguiente fue transformado por David Sánchez para dejar el 2-0 definitivo en el marcador. Con el final, llegó la piña de los jugadores en el centro del campo y la alegría definitiva -al menos por unos días- para una grada que veía cómo su equipo había dado un paso de gigante hacia la consecución del objetivo de la temporada, el ascenso a Primera.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal