Celebración deslucida
RSS

19/6/2005 - 11:43
Enviada por glorioso.net





No siempre se celebra un ascenso a Primera División -en el Alavés toca a uno cada veintiún años, por estadística- y, por ello, la ocasión parecía propicia este sábado para una fiesta importante.

Con las gradas llenas  y un calor agobiante, un grupo interpretaba una "performance" en el césped de Mendizorroza justo antes de la salida al terreno de juego de ambos equipos. El Sporting, que viajó en el día, recibió haciendo pasillo al flamante nuevo equipo de Primera División. Los jugadores arrojaron camisetas a la grada en señal de agradecimiento por el apoyo recibido durante la temporada.

Llegó el partido, y con él el tedio. Para el descanso se esperaba, y así se anunció, la llegada hasta el Coliseo Albiazul de un ala delta desde el cielo gasteiztarra con los colores del Glorioso, el azul y el blanco. Miradas al cielo, ni una nube y... ni un ala delta. Desaparecido en combate.

Luego llegó la segunda mitad, el poco juego albiazul, el gol gijonés, el final del partido y la invasión que privó a la mayoría de los seguidores de rendir homenaje a sus héroes en una vuelta de honor imposible. Minutos de espera, el campo lleno de chavales que no querían abandonar el verde, banquillos ocupados, aviso sobre aviso desoído por los que empezaron siendo entusiastas y acabaron siendo, simplemente, unos indisciplinados insolidarios. Un final deslucido para una temporada plagada de sobresaltos pero con un final feliz.




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal