De Lucas: "Estos días con muchos partidos nos van a venir muy bien"
RSS

15/9/2005 - 18:02
Enviada por glorioso.net





En entrevista concedida a Onda Cero, Quique De Lucas ha hablado sobre su pasado y presenta albiazules, y sobre sus deseos para el futuro de la entidad. El jugador, que llegó a Gasteiz hace dos temporadas, no ha dudado en calificar de "rocambolesco" todo lo que rodeó a su fichaje por el Deportivo Alavés, un club en el que aseguró "estar supercontento ahora", una situación que "no la cambiaba, seguro" por ninguna otra.

De Lucas se mostró, como ya ha hecho en alguna otra ocasión, crítico con la forma en la que Gonzalo Antón gestionó su llegada al club albiazul. Según el catalán,  "cuando estaba en el Chelsea, el presidente que había rompió todas las cuerdas, y me tuve que venir a Vitoria. Gonzalo Antón nunca se imaginó que yo fuese a jugar en Segunda. El se había portado mal antes, y yo no quería ir de un lado a otro. Si no jugaba en el Chelsea, jugaba aquí. Antón quizo echarme un pulso y no tuve ningún problema en aceptarlo".

Los problemas parecen venir incluso de la temporada anterior. "Le dije que si no podía ir al Chelsea, me retiraba. Aunque el fútbol me apasiona, hay otras cosas en la vida." A toro pasado, De Lucas indica que no temía volver a Segunda porque "no era plan de coaccionar a un jugador; sabía que, como mucho, ibamos a estar dos años en Segunda".

Sobre su primera campaña en el Alavés, De Lucas ha recordado el mal inicio que llevó a un mal final. "En el primer entreno, Gonzalo Antón llegó con bastante calentón, diciendo que no había primas, que había que bajarse los sueldos. Eso no ayudó nada a crear buen ambiente y, al final, lo pagamos".

Su opinión cambia al hablar de la presente campaña: "Al final sacas conclusiones y ves que todo fue positivo, pese a la mala racha que tuvimos. En los últimos partidos, jugabas mal y ganabas, gracias al fortalecimiento mental del equipo".

Pese a las críticas hacia el anterior presidente, De Lucas guarda buenos recuerdos de gentes de aquella primera temporada: "Hubo clubes que te llamaban y te decían que cómo puedes estar ahí, en Segunda. A veces las circunstancias mandan, y te tienes que adaptar. Pero veías el día a día, tenías a tu lado a los compañeros, que estaban luchando por conseguir los objetivos del equipo, y estaba Pepe Mel, muy correcto conmigo. Mel había sido jugador, y con eso tenía mucho ganado. Hizo una buena labor aquí. El factor sicológico cuenta, y él me ayudó mucho, como otra gente que me apoyó, y a la que tengo mucho que agradecer".

Respecto al nuevo presidente, la opinión de De Lucas es bastante diferente. "Piterman es un Katrina.  Ha puesto todo el funcionamiento de un club patas arriba, ha puesto las cosas a su manera. Podrá o no gustar su forma de hacer, pero los resultados no se los puede quitar nadie. Fuimos los más goleadores y los que más ganamos. Tambien fuimos de los más goleados, pero nuestro espíritu es siempre positivo", indicó un De Lucas implicado en el proyecto actual. "Piterman me convenció y animó para seguir un año más en segunda. Me dio ilusión y confianza. Hubo momentos difíciles, también en los que cometí errores con expulsiones injustificables. Estuvo duro cuando había que estarlo y no duro cuando no había que estarlo. Yo me encuentro cómodo así, proque cuando tienes algún problema, tienes al entrenador y al presidente ahí, próximos, para apoyar", señaló el catalán en los micrófonos de Onda Cero.

No todo fue un camino de rosas la pasada campaña. "Hubo algún problema de cobro, pero hoy en día en el fútbol español los clubes están acostumbrándose a no pagrar al día. El dio la cara con nosotros, se puso del lado del jugador, y yo confié en él y demostró que tiene palabra".

De Lucas en un jugador a veces criticado por la grada, lo que no le pilla de nuevo. "Excepto cuando estuve en París, siempre han sido más de recibir silbidos que aplausos. A estas alturas no voy a ponerme nervioso por eso. Lo tengo asumido".

El jugador tiene presente la posibilidad de renovar. "Dimitri me comentó que había que hablar de renovación. Me quedan aún dos temporadas y espero que hagamos una buena temprorada en colectivo este año para poder tener más fuerza ante Piterman a la hora de negociar".

Sobre cómo está el equipo, De Lucas cree que "hay varios aspectos a mejorar en lo físico, táctico, técnico y emocional. El equipo es más sólido que el del año pasado. Tenemos que seguir mejorando en aspectos sobre cómo y dónde presionar, qué hacer con marcador en contra... todo eso se consigue jugando partidos, y estos días en que vamos a jugar varios partidos nos van a venir muy bien".


Su opinión sobre la pretemporada resulta en general positiva: "En Califormia hicimos trabajo físico muy fuerte. El inconveniente que había era que los partidos se jugaban un poco lejos. El último partido fue el mejor, ante un rival duro de la liga de allí. He hecho pretemporadas bastante peores".

Hablando de extemos, para De Lucas, su mejor momento como albiazul "fue en Elche, con el ascenso", y el peor, "en Eibar hace dos años; veíamos que la gente no estaba muy contenta pese a ir ganando, y al final fue muy triste".

La mejor anécdota como albiazul la vivió el pasado año en Córdoba, en el partido antes del parón navideño. Tras vencer 1-2, todos los jugadores estaban muy contentos en el vestuario, salvo Epité, que estaba triste "porque decía que no sabía cómo no habíamos podido ganar a ese equipo. Resulta que metimos el 1-2 cuando Epitié no estaba aún en el banquillo, y estaba convencido de que habíamos empatado". Si es que hay que llegar puntual al fútbol siempre...




Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal