Glorioso 3 - Málaga 2: Apoteosis y apuros para salir del pozo
RSS

13/2/2006 - 02:01
Enviada por fidel





Continúa el crecimiento albiazul. Los de Oliva han conseguido su tercera victoria en cinco jornadas, lo que ha servido para sacar a los albiazules de los puestos de descenso. El choque ante el Málaga, otro equipo de la zona baja, se ha zanjado con un 3-2 que deja también del lado gasteiztarra el emparejamiento particular entre ambos clubes.

Oliva alineó a Juanito, una vez cumplida su sanción, en el eje de la zaga, y dio entrada en el once titular, una vez recuperado y rodado, a De Lucas, en lugar de Jandro. El Alavés, bien plantado en el campo, dominaba de inicio a un Málaga dubitativo y sin peligro. Aloisi y Bodipo tuvieron dos buenas ocasiones, si bien el tiempo iba consumiéndose durante una buena primera mitad para los locales. Fue casi al final cuando una penetración por banda izquierda de Nene puso el balón en los pies de Bodipo, quien no acertó con el remate, aunque César Navas acabó introduciendo el balón en su propia meta. El fatal último minuto para los albiazules jugó esta vez a su favor, y el Glorioso se iba al descanso por delante en el marcador.

En la reanudación, Aloisi ratificó la ventaja albiazul al conseguir rematar un centro desde la izquierda del ataque albiazul, en medio de un barullo en el área de Arnau. Poco después, un desajuste en los marcajes permitió al Chengue Morales rematar de cabeza solo ante Costanzo. Por suerte para los albiazules, el uruguayo envió la bola fuera. La que parecía definitiva tranquilidad para un Mendizorroza poco dado a la calma este año, llegó cuando Bodipo acudió a presionar un balón retrasado sobre el meta malacitano. El despeje de Arnau golpeó al de Dos Hermanas y el balón acabó en la red visitante. Era el premio al excelente trabajo de Bodipo.

Con el marcador de cara, el técnico albiazul dio entrada a dos hombres de corte defensivo, Pellegrino y Poli, y movió piezas adelantando a Juanito y dejando en la media punta a Jandro, con Aloisi como referencia ofensiva. Sin embargo, un libre directo ejecutado por Duda con maestría abría el marcador malacitano. Los albiazules sufrían para sacar el balón controlado desde atrás. Las imprecisiones y rápidas pérdidas aumentaron la ansiedad local. En una confusa jugada en el área albiazul, con Costanzo desplazado por Morales, Hidalgo lograba en el minuto 90 el 3-2 que dio picante a los minutos de descuento. Mendizorroza, que había hecho la ola, acababa sufriendo.

Con el pitido final, la sensación de alivio se sumó a la de saber que el Glorioso salía por fin de la zona de descenso, en la que había permanecido desde la última jornada de 2005. La segunda victoria en casa confirmaba, además, que los delanteros siguen en racha y que Mendizorroza ha dejado de ser un festín para el rival y un quebradero de cabeza para los locales. El muerto sigue vivo, y parece que para rato.



Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal