Madrid 3 - Glorioso 0: De hecatombe, nada
RSS

19/2/2006 - 02:44
Enviada por fidel





El Deportivo Alavés inició la "era Luna" con una derrota en el Santiago Bernabeu ante un Real Madrid que continúa con su racha ascendente en el campeonato. Los de Luna -debutante- se sobrepusieron a un inicio fulminante por parte madridista, supieron mantener el orden y, durante la segunda mitad llegaron a desplegar fases de buen juego ante un equipo, todo hay que decirlo, con la cabeza puesta en otras batallas. Se acomo fuere, lo que pintaba para el minuto diez como una posible goleada de escándalo teminó en un resultado claro para los madridistas, pero dentro lo previsible a priori dada la condición del rival.

En la alineación alavesista destacaba la presencia de Mehdi Lacen, que regresaba tras varios partidos fuera, incluso, de convocatoria, y la presencia de Juanito como central, con Astudillo jugando por delante de la defensa. Adelante, Bodipo y Nené por bandas y Aloisi en punta componían el potencial ofensivo de los gasteiztarras.

Los albiazules se encontraron muy pronto con el marcador desfavorable, algo que condicionó el choque, y que condicionó el juego de los de Luna durante buena parte de la primera mitad. Guti batió a Costanzo de tiro cruzado desde fuera del área al minuto cinco, mientras que Robinho acababa una jugada por el centro en la que Baptista había enviado al poste el balón tras una espectacular chilena cinco minutos después. El Alavés, que intentaba presionar arriba, se vio con el miedo en el cuerpo ante el derroche de efectividad del rival. La posesión del balón llegó a estar en 80-20 para los madridistas, si bien el Alavés asentó su juego defensivo aprovechando una cierta relajación por parte blanca. Incluso los de Luna tuvieron su ocasión, cuando un centro desde la banda de Nené fue cabeceado por Aloisi; Casillas blocó la pelota.

La segunda mitad vivió los mejores momentos albiazules del choque. Con un dinámico Lacen y un combativo De Lucas llevando el juego por bandas, los alavesistas se acercaron con cierta frecuencia por las inmediaciones del área local. Nene se convirtió en el jugador más peligroso, llegando a trenzar algunas buenas combinaciones. El brasileño envió fuera por poco un saque de falta desde las inmediaciones de la frontal del área de Casillas.

A falta de un cuarto de hora, Cicinho resolvía una jugada por banda derecha del ataque madridista, con un remate que tocó en Juanito y se coló en la meta de Costanzo. Era el tres a cero que acababa con las esperanzas que durante varias fases de la segunda mitad hubo de haber acortado distancias y haber puesto en apuros el marcador para el equipo local. Incluso tras el 3-0, los albiazules tuvieron ocasión de anotar, cuando Astudillo, casi bajo palos y a puerta vacía, envió la pelota fuera. Para entonces, Jandro y Georgiev estaban ya en el campo.

Al final, el marcador reflejaba la diferencia entre un equipo en línea ascendente con otro que sigue la quebrada línea de una trayectoria azarosa que le mantiene, al menos, con vida aunque en un sinvivir, y en el que sus jugadores mantuvieron el tipo lo suficiente como permitirnos pensar que saben de qué va esto y para que podamos mantener la esperanza en que el equipo va a salir adelante. Benditos mercenarios.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal