Glorioso 2 - Racing 2: Dos caras, un punto
RSS

27/2/2006 - 01:48
Enviada por fidel





El Deportivo Alavés volvió a tropezar en casa. Los albiazules realizaron una gran primera mitad, en la que pudieron resolver el partido, pero acabaron pidiendo la hora ante un Racing que se creció en una excelente segunda parte. Luna volvió al planteamiento usado por el equipo en los últimos choques bajo la dirección de Oliva, con Pellegrino como central y Juanito sustituyendo al lesionado Carpintero en la medular.

El Alavés comenzó muy suelto, cargando el juego por ambas bandas y con Bodipo y Aloisi muy dinámicos. El Racing aguantó veinte minutos, hasta que Nene envió a la red un servicio de De Lucas. La alegría albiazul duró poco. Dos errores de Coromina dejaron el balón en franquicia a Melo. Astudillo, que acudía a hacer la cobertura, desequilibró al brasileño. El penalti fue transformado por Pinilla.

El empate no amilanó al Alavés, que siguió hilvanando un juego con importante presencia ofensiva. En el minuto 33, el colegiado anuló un tanto de Rodolfo Bodipo por un dudoso fuera de juego. Un minuto después, una internada de Nene por la izquierda acaba con el balón en los pies de Aloisi, quien, sin apenas ángulo, cruzó el balón a la red de Auate.

Hasta el final de la primera mitad, el Alavés dominó, aunque no resolvió el partido.

En la reanudación, el Racing tomó las riendas del choque. Al Alavés le costó veinte minutos deshacerse de la presión, a veces agobiante, de los cántabros. La entrada de Dalmat se antojó providencial para el equip visitante. Tras una jugada en el área visitante en la que se pidió penalti por mano de un zaguero del Racing, en el contraataque el balón llegó a los pies de Dalmat, que buscó el hueco entre la defensa para colocar el balón en la red de Costanzo de un certero chut desde fuera del área.

El Alavés aguantó a duras penas los ataques racinguistas, aquejado de un desorden sorprendente en la función defensiva, y sin una referencia clara adelante. Una cierta reacción final albiazul no sirvió salvo para evitar que la insistente presión cántabra acabase con las opciones de puntuar del club gasteiztarra.

Finalizado el choque, y a la vista de los resultados en otros campos, la impresión de haber resuelto con cierto beneficio un partido que servía de colofón a una semana muy revuelta se veía ensombrecida por la sensación de haber dejado pasar una buena ocasión de medrar en la tabla.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal