Glorioso 3 - CD Numancia 0: Tiene buena pinta
RSS

13/8/2006 - 00:47
Enviada por fidel





El Deportivo Alavés pasó con buena nota el compromiso más duro de la pretemporada hasta el momento, ante un CD Numancia que comparte categoría con los albiazules la presente campaña. Bañuelos dispuso de entrada un once formado por Bonano en la puerta, con Coromina y Brandán por los laterales, y Casar y Mateo como centrales; en la medular, Astudillo y Carpintero aparecían escoltados por Edu Alonso en la derecha y De Lucas en la izquierda, con Rubén de enlace y Arthuro en punta.

La defensa nueva que usa el Alavés dio muestras en los minutos iniciales de falta de compenetración ante la presión del CD Numancia, lo que dio lugar a alguna pérdida de balón peligrosa que, finalmente, no tuvo mayor trascendencia. El Alavés hacía valer la calidad de su medular, con hombres que juegan casi de memoria juntos, para ir haciéndose poco a poco con el partido. La presencia de De Lucas por la izquierda supuso la mayor novedad sobre el papel. Delante, a Arthuro le tocó el papel de luchador solitario, que tuvo su premio cuando una combinación de Rubén Navarro y De Lucas -en una de sus incursiones a su banda natural- dio lugar a un centro del catalán que fue cabeceado de lejos por Arthuro en parábola. Núñez no pudo atajar el balón que le venía del cielo y encajó el primer tanto del partido.

Tras el descanso, Bañuelos empezó con el carrusel de cambios colocando en el campo a Jandro y Mena en un principio por Rubén y Edu Alonso, con lo que De Lucas se pasaba a la derecha y el equipo acababa de encontar el equilibrio, con Jandro de enganche. El Alavés, aún lento, superaba minuto a minuto a un Numancia claramente en construcción. Un saque de falta al cuarto de hora de la reanudación botado por el Pacha rebotaba en la barrera cogiendo altura. El meta soriano Núñez, que no se lleva bien con las parábolas, no acertó a hacerse con el balón que acabó siendo rematado por Astudillo en boca de gol. Bañuelos colocó en el campo a los jugadores de refresco por oleadas. Gentil y Thiaw protagonizaron la jugada del tercer gol en una contra, en la que el generoso senegalés puso el balón en bandeja para que el brasileño que espera el pasaporte italiano para dejar de ser eventual firmase el tercer tanto. El propio Thiaw pudo aumentar la ventaja, pero no se mostró fino en la faceta rematadora. Cerca del final, Bonano sacó con apuros un lejano disparo soriano, en la única ocasión de los castellanos en la segunda mitad.

En definitiva, el Alavés se mostró como un equipo más hecho que su rival en Laguardia. A falta de dos semanas, queda trabajo para cuajar un equipo sólido en defensa y para aumentar la velocidad de cuerpos y espíritus. Hay tiempo, y parece que hay equipo.


Regreso a la Lista de Noticias | Regreso a la página principal