Informaciones sobre el Deportivo Alavés

Glorioso 3 - Castilla 1: El nuevo Alavés empieza a mostrarse

10/9/2006 - 11:54 - Enviada por fidel
En el duelo entre dos equipos en construcción que se vivió este sábado en Mendizorroza acabó imponiéndose el que más acierto tuvo cara a la portería contraria. El Deportivo Alavés consiguió la primera victoria de la temporada en el momento más oportuno, cerrando una semana en la que se había producido el primer tumulto de la temporada alrededor del cambio de entrenador, y sumando puntos para explorar la zona media de la tabla, con la vista puesta hacia arriba.

La presencia de Ogbeche en punta de ataque fue la seña más visible de un equipo que sigue mostrando día a día atisbos de la que tiene que ser su propia personalidad tras la marcha este verano de buena parte de las señas de identidad del anterior equipo. Un equipo, el de este año, con una banda izquierda cada vez más solvente, con un Brandán que sigue apuntando maneras de jugador completo y un Toni Moral cada vez más asentado, tras sus descorazonadores inicios. Carpintero volvió a ser el compañero de Mateo en el eje de la zaga, lo que permitió que Jandro ocupase un puesto en la medular, más cerca de la que parece ser que es su posición idónea.

El Alavés mostró que puede crear mucho peligro delante, pero que también es un peligro para sí mismo atrás. De Lucas falló muy pronto en boca de gol el remate a un pase medido de Brandán desde la izquierda, en una fase inicial de partido en la que a Bonano le tocó trabajar más de la cuenta ante un Castilla ingenuo en el último instante pero capaz de buscar huecos en la zaga albiazul.

El partido parecía encarrilarse cuando Toni Moral se aprovechaba de la salida de la defensa madrileña para rematar solo un centro desde la derecha de De Lucas. Con el 1-0 y el equipo fresco, los de Cos mandaban en el partido, anticipándose con frecuencia a los intentos de juego del Minimadrid. Jandro dejó constancia de su presencia en el campo enviando un disparo lejano que el meta castillista despejó con apuros lo suficiente como para que la bola diese en el larguero y no entrase. Ogbeche hizo temblar también la meta visitante con un seco remate que fue repelido por el larguero en una de las múltiples ocasiones en que pisó el área rival. Sin embargo, el gol que se veía venir cayó en la portería equivocada para los intereses albiazules. En los momentos de más dominio albiazul, el Castilla siempre había mantenido la tensión al llegar con más solvencia que frecuencia a las inmediaciones del área de Bonano. Cerca del final de la primera mitad, Tébar anotaba en una jugada a balón parado que se "comió" la zaga albiazul, y poco después el Castilla enviaba un balón al larguero, por lo que al descanso el partido se fue con empate y con cierta sensación de desasosiego para la escuadra local.

En la reanudación, el Castilla se hizo con el control del juego ante un Alavés impreciso y al que según iban pasando los minutos la presión parecía poner plomo en las piernas y niebla en el cerebro. Cos optó por realizar un cambio arriesgado cara a la galería, dando entrada a Lacen por Rubén Navarro para reforzar el centro del campo, que empezaba a verse desbordado por el juego madridista, y ganándose de paso una bronca monumental de un Mendizorroza que pronto tuvo cosas que aplaudir. En el minuto 67, tres después del cambio de la discordia, Rodri fue "al bulto" cuando De Lucas se escapaba por la derecha. El colegiado expulsó al interior castillista y, en el saque de la correspondiente falta, el balón voló al área servido por Brandán, donde Astudillo se la dejó a Ogbeche para que "Bartolo" adelantase al equipo local y rubricase con un gol su excelente debut.

A partir de ahí, con un Lacen complementando la labor de contención de Astudillo en la medular y con Jandro liberado para moverse por delante, el Alavés pasó a mandar claramente ante un rival en inferioridades en el marcador y numérica. La entrada de Aloisi por un fatigado Ogbeche contribuyó a aportar el plus de frescura en ataque necesario para mantener la sensación de peligro cara a la meta riva. El australiano participó en el tercer tanto albiazul, una nueva jugada de estrategia en la que le tocá a Aloisi dejar el balón en el segundo palo para que culminase Carpintero. El australiano tuvo una ocasión clarísima, ya en el descuento, de haber colocado el 4-1, cuando el recién incorporado Gentil rompió por velocidad la zaga madridista y dejó el balón atrás a Aloisi, que no acertó a culminar la jugada.

Hubiese sido el broque de oro para un partido en el que el equipo se jugaba su futuro a medio plazo, y en el que compró con goles dosis de tranquilidad para afrontar la Trilogía Canaria que se avecina, en la que la personalidad de este nuevo Alavés ha de ir adquiriendo unos rasgos más marcados.